Hablar de tu novia(o), ligue del momento o crush parece trending topic entre nosostros, que te dejen en visto parece peor que un engaño y tener la relación perfecta parece nuestro principal objetivo; lo que me hace pensar ¿es realmente lo más interesante en nuestra vidas gustarle a alguien? y esto me hizo recordar al Dani de hace tres años.

Con 18 años era un estudiante de nuevo ingreso en la facultad y prácticamente un jovencito homosexual recién salido del horno (o clóset) con ganas de un nuevo comiezo, aunque para mí ese comienzo se centraba en conseguir novio porque, como muuuuchos creía que era la solución a todo. A pesar de mi entusiasmo, esfuerzo y el gran partido que soy (just kidding… bueno no tanto jiji 😋) lo único que conseguí fueron malas citas, ligues sin éxito, ser menospreciado y frustración.

A mis 21 años, estoy completamente seguro de que aún no sé que me depara el futuro 🙃pero me siento más pleno que nunca. Sin embargo, no importa que tan exitoso seas, nadie puede evadir la típica e incómoda pregunta: ¿y ya tienes novio(a)? 🙄
Lo que me hace darme cuenta de que, sin importar que seamos la “generación de la transición”, los estigmas sociales siguen influyendo en nuestras vidas, y lo confirmo viendo a gente que prefiere sufrir por alguien que las trata mal a estar soltera, ser “la otra” con tal de no estar “solas”, cortar con la pareja para luego regresar y posteriormente volver a cortar y mil ejemplos más con los que nos podemos identificar. 🤧

Lo cierto es que cada quien acepta el “amor” que cree merecer y es precisamente por eso que debemos trabajar en nosotros antes de adentrarnos en una relación. No podemos esperar que una persona llegue a completar nuestros vacíos emocionales, no sería justo para esa persona ni para nosotros. Por otra parte, creo que es importante que aprendamos a cerrar ciclos y no me refiero a un nuevo corte de cabello, sino a que admitamos que en el momento en que no nos sentimos plenos en una relación es cuando tenemos que retirarnos porque terminar algo no significa que seamos cobardes y que huyamos, significa que somos suficientemente valientes para saber que somos más importantes nosotros.

En conclusión, creo que la cuestión no se define en “estar solo” o “mal acompañado” o “en una relación”, sino en aprender a valorarnos en vez de que alguien más lo haga por nosotros.
Así que: amiga, date cuenta… de lo que te hace feliz. 💞

 

xoxo,

Dani