“Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica” es el nombre que titula a la exposición del Costume Institute que estará disponible a partir del jueves 10 de mayo. Sin embargo, la exposición ya ha causado una gran impresión y no precisamente por las piezas exhibidas, sino por la alfombra roja.

La alfombra roja de la MET Gala debería ser considerada una exposición en sí y es que cada año los invitados nos sorprenden más y más. Como había mencionado en un artículo anterior, la temática daba pie a grandes looks y así fue. Vimos vestido cargados de símbolos religiosos, tiaras y piezas que varias celebridades utilizaron en la cabeza haciendo alusión a las aureolas de las figuras católicas, algunas incluso nos llevaron en un viaje por el tiempo con sus looks, beauty looks y accesorios.

Dentro de mis diseños favoritos podemos encontrar a casas de diseñadores importantes como: Versace, Moschino, Maison Margiela; si algo podemos encontrar en común entre todas estas, es que todas saben cómo crear un look over the top que era algo que esperaba ver este año.

Aquí nuestros looks favoritos de la noche:

Kate Bosworth

Con un vestido Oscar de la Renta que le daba un toque extremadamente angelical y un velo que evocaba a figuras divinas, la actriz definitivamente capturó varias miradas.

Hailee Steinfeld

Utilizando una creación Prabal Gurung, Hailee lució celestial pero con un giro un poco oscuro y rebelde.

Lena Waithe

En una gala en la que el catolicismo era el tema de la noche, la primera actriz negra en ganar un Emmy por comedia hizo una declaración al presentarse luciendo una bandera del orgullo LGBT. Gracias, Lena.

Rosie Huntington Whiteley

Luciendo un elegante vestido Ralph Lauren y con una aureola que le daba un look  más angelical, si es que eso es posible, la modelo definitivamente se posiciona como una de las mejores vestidas.

Anne Hathaway

Con un pomposo y vibrante vestido Valentino rojo, la actriz posó sobre la alfombra roja del evento luciendo además espinas que salían de su cabeza, lo que le daba un toque especial a su look.

Chadwick Boseman

Chadwick puso los estándares para los hombres muy alto. En vez de asistir con un simple tuxedo negro, optó por una opción más arriesgada luciendo un capa blanca sobre un conjunto del mismo color con detalles dorados y cruces, acabando con un par de zapatos dorados.

Stella Maxwell

La modelo optó por un vestido Moschino cargado de figuras de diferentes vírgenes acompañado de una melena XXXL ondulada que complementa el look perfectamente.

Jeremy Scott

El diseñador es conocido por su estilo extravagante, el cual no decepcionó durante la Gala. Utilizando su propia versión de un tuxedo, lució una chaqueta blanca que hacía conjunto con su pantalón, ambos cargados de pequeñas decoraciones y algunas piezas rojas que daban vida al traje.

Zendaya

Esta joven fashionista ha demostrado que sabe seguir la temática de donde quiera que sea invitada. Luciendo vestido Versace que hacía alusión a una armadura y con un cabello pelirrojo corto parecía que caracterizó a Juana de Arco.

Cara Delevingne

Contrario a lo que varios usaron, Cara fue por un look mucho más oscuro y con una especie de corona que cubría su rostro con adornos que caían hacia su cuello y que permitía ver su nuevo tono de cabello rosa.

Christian Combs

Vistiendo lo que parecía la opción confiable, pero que captó varias miradas, Christian lució un traje Dolce & Gabbana que lo hacía ver como todo un opulento rey del siglo XVII.

Lily Collins

La actriz se presentó con un vestido que la hacía ver como una figura virginal oscura, incluso utilizó una especie de aureola con picos e incluyó una lágrima a su beauty look haciendo referencia a las lágrimas de María por Jesús.

Rihanna

No hay alfombra roja que Riri no conquiste. Decidió presentarse a la Gala con un outfit Maison Margiela que la hacía ver como una figura papal de la moda y que la convirtió en la jerarca de la velada.

Blake Lively

También conocida como mi favorita de la noche. La actriz siempre muestra su gran sentido del estilo y esta vez decidió hacerlo con un largo vestido Versace, con los colores perfectos para la temática, que no hacía alusión a ninguna figura, sino que ella en sí era una nueva deidad.